8 de febrero de 2023

«Dirigir el proyecto tenístico del club fue un cambio radical en mi vida»

Noticias Relacionadas

Pocos clubs deportivos pueden tener el orgullo de contar como director de la escuela de tenis con un ex-seleccionador de tenis de Copa Davis. Nosotros, por suerte, sí, y desde hace más de 20 años. En la entrevista de hoy, charlamos largo y tendido con Víctor Manuel Pérez León, un venezolano que ha recorrido medio mundo realizando lo que más le gusta: entrenar y jugar al tenis de alto nivel.



Hola Víctor. Antes de hacer un resumen de tu trayectoria profesional, pregunta obligada: ¿cómo nació tu amor por el tenis?

Buenas tardes. En primer lugar, daros las gracias por darme la oportunidad de contar un poco acerca de mi trayectoria deportiva. Respecto a la pregunta, fue principalmente por mi padre, José Manuel. Se dejó el futbol profesional y comenzó a jugar al tenis; y como yo siempre iba al club con él, allí empecé a dar mis primeros pasos con la raqueta.

Has dedicado casi toda tu vida a ser entrenador, pero ¿qué logros conseguiste previamente como jugador?

Desde bien joven, comencé a destacar en campeonatos regionales y nacionales, logrando mis mejores resultados en junior, donde pude ser campeón nacional y representar a Venezuela en torneos internacionales. Luego, participé en algunos torneos de la ATP logrando la posición 1026 y, al ser el número uno del ranking nacional de Venezuela, pude clasificarme para jugar en el equipo de Copa Davis.

Años más tarde, fuiste nombrado nada más y nada menos que capitán de Copa Davis, cargo en el que estuviste 6 años. ¿Qué recuerdo tienes de esta época?

Uf, muchos nervios al principio, ya que con tan solo 26 años asumía esa enorme responsabilidad, pero al contar con jugadores con los que ya había viajado en la etapa juvenil, tenía una buena conexión y lograba sacar el mayor rendimiento de ellos.

En las dieciocho eliminatorias donde ejercí de capitán, podría destacar las dos veces que quedamos campeones del Grupo II de la zona americana y el campeonato de la zona I, la cual nos dio acceso a jugar la previa del Grupo Mundial contra Alemania (mejor resultado de Venezuela en todos los tiempos). En el transcurso de estos años, también tuve la oportunidad de trabajar con el tenis femenino en la Copa Federación en el año 2000.

En 1999, decidiste emigrar de Venezuela y asentarte en España. ¿Cómo surgió tu relación con el Club Cordillera?

En el año 1999, hubo un cambio político importante en Venezuela y mi esposa Belinda y yo decidimos educar a nuestros hijos en la tierra natal de mi padre, Murcia. Tras jugar la previa del Grupo Mundial en Alemania con la Copa Davis, estuve de visita allí y realicé algunos contactos con el Club Cordillera para, posteriormente, venirme en Marzo del 2003.

Ese mismo año, comienzas a dirigir la escuela del club. A nivel personal y profesional, ¿qué supuso que el Club Cordillera te ofreciera liderar este proyecto?

Don Francisco Javier González Díaz asumía la dirección del club y quería un entrenador de perfil internacional para potenciar los equipos y dirigir su escuela. Desde el primer momento, me pareció el proyecto ideal, ya que el club tenía un entorno profesional y familiar ideal para el desarrollo de mi carrera y mi vida familiar.

A partir de este año, empezó una etapa brillante de resultados tenísticos en todas las categorías del club a nivel nacional. ¿Qué momentos resaltarías?

A nivel profesional, destacaría la final del Campeonato Alevín Tono Páez, donde quedamos subcampeones de España perdiendo el doble decisivo. Y, como capitán jugador, te diría la final del Campeonato de España de Veteranos +35 de primera división y las dos previas a jugar Primera División con el equipo absoluto.

¿Y a nivel regional?

Sin duda, el lograr que el club participara en el Campeonato Regional Absoluto y poder ganarlo en cuatro ediciones. O los cuatro títulos que se consiguieron en las categorías de 35 y 45. A nivel de escuela, en una década logramos ser cuatro veces campeones y cuatro subcampeones de la Liga Inter Escuelas de la Región de Murcia.

De cara a un futuro, ¿qué objetivos os marcáis a nivel de escuela?

Nuestro objetivo principal es continuar enseñando a través del juego para así mejorar, avanzar y triunfar en todo lo que se nos presente.

¿Qué dirías que es lo que más te gusta de tu trabajo?

Transmitir el espíritu deportivo a los niños y formarlos técnica, táctica y personalmente es una de las cosas con las que más disfruto. Todo ello, unido al entorno y la calidez de la gente del Club Cordillera.

Tu dirección deportiva no te ha impedido seguir compitiendo por todo el mundo como jugador veterano…

El club siempre me ha apoyado en mantener mi carrera deportiva activa, lo cual me ha permitido jugar los Campeonatos del Mundo por equipos con Venezuela. Hemos participado en West Palm Beach-Florida, Umag-Croacia, Cape Town-Sudáfrica, Miami Beach y Boca de Ratón -Florida-. De todos ellos, destacaría el quinto lugar que obtuvimos en +45 en Miami Beach y en Boca de Ratón -allí participo como capitán y jugador-.

¿Qué dirías que te llena más: entrenar o competir?

Por supuesto que entrenar. Ver el resultado de la evolución de tus alumnos a lo largo de la temporada es el máximo placer.

Gracias por atendernos Víctor.

Gracias al Club Cordillera por la confianza que deposita en mí cada año para el cuidado y formación de sus socios.